Recitado y grabado por Ahmadou Bamba en Orgiva, marzo de 2021

En el nombre de Allah, el Más Misericordioso, el Más Compasivo.

Me alejo de Iblis y de todos los gérmenes de la corrupción y por el nombre de Allah, Benevolente el Misericordioso, estoy apegado a seguir el Mensajero de Allah (que Allah le bendiga y salude) y a trabajar por el bien.

No hay fuerza ni poder excepto Allah, el Altísimo, el Poderoso.

Puedo llegar a la proximidad de Allah a través de Su Libro (el Corán) para mi entrada al paraíso.

Gracias al Corán, resido con mi Señor el Auxiliar Incomparable; adquirí el dominio perfecto de mi alma y eché fuera a satanás, el réprobo.

De este inframundo, me contento con sacar sólo mi pasajé para el Paraíso; domé mi pasión y purifiqué completamente mi corazón.

En el Más Allá, los Virtuosos serán mis compañeros y se me darán eternamente los medios para honrarlos.

El Corán ciertamente seguirá siendo mi Compañero hasta que los Tres Cielos, como persiguio a satanás, el maldito, lejos de mí.

Mi escudo contra los malditos y los impíos es el hecho de que resido con el Creador de los mundos.

Allah, por Su Libro, Me honra y me protege de cualquier fuente de culpa.

Por eso no sabría, hasta mi entrada en el Paraíso, esa Alegría proporcionada por lo Sublime, el Benefactor.

Tampoco sería objeto de ningún tipo de protesta o amenaza; y mi existencia será, hasta el paraíso, sólo un regocijo permanente.

Dios esconde a mi favor el Misterio Bien Guardado (Sirru-l-Mas’un) por Amor y la fórmula: La ilaha ilaLah que Allah sea mi guía, porque Él es el Creador y me dota de todas las recetas del buen decir que el Creador me libere de todo lo que no es suyo.

Que uno que no tiene igual puesto en el camino correcto.

Que el libro de mi señor esté conmigo y yo esté con él para que me permita poner toda mi confianza en dios.

Mi distancia de todo lo que causa el mal constituye mi escudo contra los problemas y las fechorías.

Que Dios me honre por la recitación (del Corán) por lo que tendrá más en mi trabajo.

Deja que las multitudes fluyan hacia mí.

Sheikh Ahmadou Bamba es un gran maestro sufí musulmán africano, nacido en 1853 en Senegal (África Occidental), durante la colonización francesa, justo después de la abolición oficial de la esclavitud en las colonias. Se adentró en una reconocida familia clerical musulmana, el Mbacke, conocido por su profundo apego al aprendizaje y la enseñanza del conocimiento religioso. El Islam tenía entonces casi mil años de historia en Senegal. Conocido por seguidores como Khādimu ‘al-Rasūl (خادِم الرررل) o «El Siervo del Mensajero» y Serigne Touba o «Jeque de Tuubaa», sheikh Ahmadou Bamba fue un santo sufí (Wali) y líder religioso y fundador de la gran Hermandad Mouride (los Muridiyya).